miércoles, 4 de junio de 2014

LOSING MY RELIGION






La noticia es actualizada constantemente en las versiones digitales de los periódicos, una extraña sensación de desasosiego va creciendo dentro de mí cada vez que leo sobre el tema. Ciertos funcionarios de alto rango  dirigentes de una provincia se han servido al parecer  de los presupuestos estatales, para engordar sus cuentas, y no contentos con esos delitos “de cuello blanco” han creado todo una  organización de sicarios en semejanza a la mafia siciliana. El desasosiego se trasforma en asco.

El personal de control interno, a los que denomino la inquisición vendrá mañana, ya se nos ha comunicado excepcionalmente su visita y debo tener todo en orden, desde los registros físicos de la oficina, hasta el descargo que se efectúo sobre los expedientes  durante todo el año en el sistema informático. Esta vez no será la guapa inquisidora rodeada de glamour quien busque nuestros yerros sino una que comunica su presencia con la consigna de “guerra avisada no mata gente” o funcionarios, como nosotros. No podemos fallar (o dejarnos condenar ni poner sanbenito, se diría).

En mi mente, hay algo que se va bloqueando, una pregunta  que me ha sonado fuerte: ¿Piensas quedarte en esa oficina toda tu vida?. Es que la respuesta evidentemente es un rotundo no, y no porque no me guste, sino porque si vas a cambiar algo, debe ser por algo mejor y yo ya perdí ese algo mejor hace tiempo. La pregunta tendría que ser ¿Hacia donde? (evidentemente el trabajo, es solo una de los cambios  a decidir).

Después de estar sumergido en un mar de papeles y expedientes, necesito salir de ese sitio. Casi ya termina la tarde y camino por la plaza cercana y el Centro Comercial Real Plaza del Centro Cívico, salgo para retornar a mi encierro y recibo una llamada.
-          ¿Dónde estás?
-          Cerca a la Sede de los Juzgados Penales Nacionales.
-          Pues date prisa en llegar a la entrada,  Álvarez se ha entregado.
Me apresuro y me detengo en una esquina, cerca de la Catedral del Pisco, un tumulto de periodistas y gente me indica que efectivamente el investigado ha decidido entregarse. Espero unos minutos y lo logro distinguir a lo lejos, es un individuo más obeso al que me presentaron hace años en una ceremonia. “Si estuviéramos en la época de las monarquías absolutistas, estaría siendo llevado al patíbulo” pienso. El graznido de sus seguidores me incomoda, rodeo algo de ese triste escenario y continúo mi camino. 

Retorno a la oficina despacio,  con los ojos mirando al suelo, ya cayó la noche y las luces en la plaza vuelven a las personas que la transitan más intrigantes. Ingreso con un emparedado y un vaso de chocolate  que  consumo raudamente, enciendo la música a todo  volumen y después de una profunda respiración continúo ordenando, corrigiendo, imprimiendo, sumando o  restando los archivos físicos. Un vigilante ingresa al promediar las diez de la noche y me pregunta si todavía que quedaré, luego de pedirle que no apague todavía las luces del pasillo, me doy cuenta que faltan firmar varias documentos, debo dejarlos impresos y llegar mañana temprano para que el jefe los rubrique y después guardarlos. Un par de minutos antes de las doce de la noche termino mi trabajo pero antes de cerrar debo bajar corriendo a los marcadores para registrar mi salida (nadie me creerá que ingrese a trabajar al inicio del día), ante la sonrisa de los vigilantes. Salgo a tomar un taxi y me arden los ojos, solo quiero llegar y echarme a la cama con el traje puesto.

En el taxi, vuelvo a caer  en la pregunta existencial que me han planteado, me doy cuenta que tengo una alta resonancia (¿seré un poco obsesivo?) y a mi mente regresan esas dos momentos en mi vida donde mi camino elegido  parecía truncarse (¿o se ha truncado de verdad?), quisiera tener esa seguridad de tomar un servicio vehicular e indicarle al conductor hacia donde ir, con la absoluta seguridad de saber lo que encontraré, no, no es mi casa, mi cuarto, mi cama, pero tal vez ¿yo mismo?  Mientras tanto siento que voy perdiendo el control.





28 comentarios:

  1. Si has llegado a este punto de no saber donde ir, es hora de cambiar radicalmente. ¿Como? Eso si no lo se.


    Recobra el rumbo cualquiera que este sea para llegar a donde quieres.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias querida Mal, un abrazo para ti también.

      Eliminar
  2. Es tan real lo que dices... me identifico.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Marité, creo que muchos tenemos algunas vez esa sensación. Un beso.

      Eliminar
  3. Ainsss, mala cosa, aristio, llegar a ese punto. ¡Ánimo para salir de ahí!

    ResponderEliminar
  4. Nada peor la sensacion de sentirse perdido, pero bueno neno, si uno no camina no conoce, y entonces toda la vida es una constante perdelera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También es cuestión de arriesgarse Panchito, un abrazo.

      Eliminar
  5. Después de muchos años comprendí que no podía controlar mi futuro por mucha voluntad que pusiera.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es algo que se debe tener en cuenta también Toribio, gracias.

      Eliminar
  6. Pues si hay algo que se ha puesto en evidencia es que los controles que debían evitar toda esta corrupción no vieron nada o no quisieron ver nada, una vergüenza realmente!!! Las auditorias que hacen en tu chamba no son inopinadas?? No les caen de sorpresa??? En las empresas privadas si ocurre así. Eso me sorprendió, ósea como pueden fiscalizar si les avisan para que maquillen todo y pasen piola?? Eso si que me ha intrigado! Bueno, si las cosas están feas lo mejor es que busques nuevos horizontes, me quedo una duda, las fotografías de tu palida dermis y tu pezón señalando a oriente no tiene nada que ver con la entrada no?? O es que hay algún mensaje subliminal?? jajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gary Rivera Sanabria las partes de la foto las puese con la intención de distraer del contenido del articulillo... parece que contigo se logró el cometido.

      Nosotros tenemos dos tipos de visitas, opinadas y programadas, no sé si en el sector privado también habrá de esas.

      Abrazo.

      Eliminar
  7. María de Lima:

    Todos pasamos por momentos asi como los que describes, te sugiero despejar la menta y tomarte las cosas con calma. Pero tambien si quieres cambios eso pasa primero por pensarlos y tomar decisiones.

    Un beso y un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Wow, vaya asunto feo ese del desfalco. Estas cosas realmente dan náuseas. Bueno, momentos así de dudas existenciales ocurren con frecuencia, en mi caso con bastante frecuencia, porque al día de hoy sigo buscando mi sitio en el mundo. La fe flaquea a veces, pero la duda es un regalo, dudar nos abre la mente y nos hace ver lo que antes no distinguíamos. Aunque lo mejor es no tomar decisiones a lo loco, pienso, y dar tiempo a que el camino se vaya revelando, y sacar provecho de todo lo que se va aprendiendo en el recorrido. Todo a su tiempo. Bellísima canción, es una de mis preferidas, los acordes, la letra, me llega adentro. Y estupendas fotos, muy artísticas, felicidades. Que tengas un buen día, Aristio. Un abrazote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, son las cuestiones existenciales que algunos las tenemos más acentuadas que otros querido Robert, de todos modos como dices es pensar y ver como se deben manejar las cosas.

      Que bueno que te gustaron partes de la foto, Gary quiere encontrarles el mensaje. Un abrazo para ti también.

      Eliminar
  9. Siempre encuentras y pasas por esos momentos, vivir :S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí M. de todos modos nos toca vivir esas escenas algunas veces.

      Eliminar
  10. Sí que andas dubitativo. Creo que es inevitable buscar el cambio a pesar de que no sepamos adonde ir, a mi parecer es simple inconformidad con lo que hacemos o al menos que le falta algo, una pizca de un no sé qué pero espero que tú sí. Un abrazote mi Aristius fuertotis :)

    Duerme tus horas, capaz en sueños aclares algunas cosas. Abasho!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tomaré en cuenta tus sugerencias estimados Mu, un abrazo también.

      Eliminar
  11. Siempre en mayor o menor medida, todos sufrimos malas situaciones, pero el merito nuestro radica en superarlas.

    Un abrazo aristio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo para ti tambien Rafa, gracias.

      Eliminar
  12. Pienso que todos tenemos alguna vez bajones de este tipo y espero que pronto se solucione todo y seas muy feliz. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por los buenos deseos Lobezna, saludos para ti tambien.

      Eliminar
  13. Te envio todas las mejores vibras, un fuerte abrazo.
    RHS

    ResponderEliminar
  14. Take it easy amigo! todos necesitamos darnos un espacio de relax, lo necesitas

    ResponderEliminar

Gracias por compartir !