lunes, 28 de julio de 2014

TOCCATA Y FUGA EN RE MENOR


La mayoría de personas del planeta hemos escuchado al menos una vez en la vida esta composición del grandioso-colosal-eximio Juan Sebastian Bach, aunque ciertas películas han hecho que se asocie a esta extraordinaria-única-inigualable  pieza musical,  cumbre de la música universal, con el género del terror, la verdad está ubicada en forma diametralmente opuesta  al miedo, me refiero a la Toccata y Fuga en Re Menor (según el enorme catálogo bachiano se identifica con el código BWV565).


El maestro Juan Sebastian en una actitud más relajada.

Formalmente tiene dos partes. La Toccata,  que es una especie de preludio escrito generalmente para teclado y que se caracteriza por sus movimientos libres (en la obra que tratamos suele durar hasta el minuto 2.29 aproximadamente).  Y la Fuga es una composición más compleja, que se caracteriza por su estilo polifónico, siendo la repetición a manera de eco de los instrumentos,  una de sus  principales distinciones (en la obra,  dura a partir del minuto 2.30. Me disculparan no poder ahondar más en los conceptos, pero no soy más que un simple oyente, si alguno de ustedes puede precisar los términos lo agradeceré).

Existe discrepancia respecto no solo al año de su composición (1703 a 1707)  e incluso si fue compuesta de una sola vez o fue pulida en el tiempo, lo cierto es que Juan Sebastian la utilizaba para poner a prueba los nuevos órganos.
¿Qué significado tiene? Creo que ninguno y al mismo tiempo los tiene todos, como la pintura abstracta de nuestros días. No es música para enamorarse, o destinada a la Gloria de Dios, menos para deprimirse o hacer catarsis, es para disfrutar,  para sentirse vivo,  hacerse uno  con sus  notas y por unos instantes alcanzar la perfección, en plena armonía con el universo.

A continuación estimado  público de Compartiendo, tienen tres versiones de esta inconmensurable obra, condiciones  para escucharlas: elevar todo el volumen de tu equipo, cerrar los ojos si se puede  y escuchar no solo con el oído físico sino también con el del espíritu.

Tal y como Juan Sebastian Bach la compuso:



Una versión en  violines, para los que quieren algo más ligero.


Una versión rock, que de seguro Bach también apreciará of course.



PS: Un día como hoy, 28 de julio de 1750, nos dejabas querido Bach, pero nos dejabas tu música por la cual eres inmortal. 

PSPS: Rodrigo, Gary, les sugiero que comiencen escuchando la versión rock, asi no se me duermen.

24 comentarios:

  1. Uno de los más grandes...
    La versión rockera ¡fenomenal!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si estimada Vero, Bach es grande entre los grandes,

      abrazos :)

      Eliminar
  2. ohh la version rockera si es una sorpresa, muy ilustrativo post aristio hermosho

    saludos

    atte
    Pancho sin logearse por que se le olvido su pass XDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pancho, que te habra pasado jajajajaja.

      Un abrazo y te cuidas.

      Eliminar
  3. Ese pancho...jujujuju que tal cari, que fuerte....

    Respecto a la toccata muy interesante, y me gusta también el término Pecata minuta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por venir por aqui Alvaro, un abrazo.

      Eliminar
  4. Ohhh siempre había escuchado hasta el primer minuto jeje tienes razón, cierro los ojos y me imagino volando dentro de la catedral y espantando a todos mismo Gasparín ^^ la música aveces no tiene explicación, digo para qué explicar las sensaciones cuando es mejor sentirlas. Un abashote mi Arturis :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo bonito de este tipo de musica es que te transporta.

      Saludos Mu.

      Eliminar
  5. Preciosos vídeos sin duda alguna.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Para mi, definitivamente los violines. Hermoso.
    Sorry, no puedo ayudarte a precisar los terminos.
    Un abrazo con Toccata.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vuelve siempre por aqui siempre, no desaparezcas jajajaja.

      Un abrazo tambien.

      Eliminar
  7. Fabulosa en las tres versiones, Aristio. Me encanta esta composición, toda una obra maestra, y es cierto que inspira sentimientos de todo tipo. Yo también me quedo con la versión en violines, suena muy dulce y alegre, me siento como paseando por un jardín al atardecer, y oliendo las flores. Creo que la versión en órgano suena muy solemne, y entra muy fuerte, quizás por eso asusta un poco. La versión roquera también es buena, aunque no sé yo qué opinaría el señor Bach, jeje. Todo un placer. Un abrazote, Aristio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La version de violines tiene un encanto especial, pero la verson rock es espectacular jajajaa.

      Un abrazo :)

      Eliminar
  8. Me quedo con la primera. Quiero agradecerte que pasaras a darme ánimos. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde este blog tambien muchos mas animos querida Lobezna, un abrazo.

      Eliminar
  9. Ahh, ¡qué maravilla! Suelo decir que siempre hay algo de Bach que se adapta a la ocasión, estés del ánimo que estés.

    El órgano suena espectacular (nunca la he escuchado en directo con órgano, pero tiene que conmover, creo yo) y los violines tienen su gracia también. :-)

    ResponderEliminar
  10. Hacia tiempo no venía por tu espacio, tendrá usted que disculparme pero no sé porqué había perdido tu enlace.

    un placer leerte y la versión rockera esta de lujo.

    saludos
    carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quedas disculpado siempre y cuando regreses siempre jejeje. Saludos.

      Eliminar
  11. El Bach rock ha sido una agradable sorpresa.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Aquí no se duerme nadie, porque la música vive en ti, enhorabuena.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Gracias por compartir !