domingo, 7 de septiembre de 2014

MAR


Mar tiene un nombre pequeño, que contrasta con su oceánica solidaridad, siempre regalada a quienes fueron sus  compañeros de trabajo hasta hace unos meses.

Es de baja estatura  y de apariencia frágil, tiene una constante mirada de felicidad y sorpresa cuando le cuento mis cosas. Pronuncia siempre palabras que son síntesis de las tesis y las antítesis que sólo pueden ser contrastadas en el laboratorio de la vida diaria, sus consejos son  pequeños tesoros, que a diferencia de los que podemos pesar en onzas, jamás se desgastan o  disminuyen.

Su inmensa casa se mece en diapasón de soledad,  interrumpida solamente por la presencia de su hermano, los dos se acompañan, ahora más que nunca, cuando en las postrimerías de la vida se vuelven a juntar quienes en la alborada de ella  aprendieron a caminar juntos.

Mar se emociona hasta nublar sus ojos cuando después de un verano y un otoño al llegar el invierno  llamo a su inmenso portón, para cumplir mi promesa de visitarla. Ahora  que ya  no es la escudera perfecta en la lucha contra los molinos de la oficina, ahora que sus días se acompasan  en el mimo con el que atiende  sus bellísimas plantas y  exuberantes árboles, que me sonríen  tímidamente al verme pasar; pues todavía es invierno y aún no es tiempo que regalen sus frutos de primavera.

¡No sabes cuantas cosas me han pasado! No sabes Aristio si te contara….

Y otra vez advertí que muchas veces algo más importante que  SER  es saber ESTAR,  en lo bueno y en lo malo, en la salud o enfermedad, en la gloria o la derrota, cuando se roza con los dedos  el cielo o se atraviesa la noche oscura del alma, cuando se comparte una cena de innumerables platillos o una simple hamburguesa, cuando se camina en lugares seguros o insospechados, cuando mis amigos me abandonan y  tú no me abandonas. 



Nísperos esperando la conclusión del invierno. 

Limones también en espera.



29 comentarios:

  1. Que post más bonito, seguro que Mar está encantada de tenerte en su vida tanto como tú de ella. :)

    Abrazotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue una excelente compañera de trabajo y ahora es una gran amiga Xtian.

      Saludos.

      Eliminar
  2. En un Mar de posibilidades eres ISLA Aristio.

    ResponderEliminar
  3. Qué belleza de post, Aristio, en todos sus detalles, y qué bella persona debe ser Mar, tanto o más que su nombre. A veces, no siempre, los nombres parecen predestinados para algunas personas,... no sé si me explico, pero sé que me entiendes, por todo lo que cuentas de ella. Y esos nísperos..., qué tentadores, me hincharía a comerlos, jeje. Un abrazote, Aristio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo creo que tu nombre me suena a alguien muy risueño estimado Robert :)

      Eliminar
  4. María de Lima:

    Hiciste muy bien en visitarla, a esa edad es cuando màs uno necesita de los demás. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Bien por ella y bien por ti.

    Dos grandes.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Y es que a veces los llamados "amigos" son los primeros en saltar del barco, y otros que eran solo compañeros o conocidos de verlos ocasionalmente prueban tener mejor calidad como personas. Si lo genuino con tu amiga que relatas salta a la vista, es importante preservarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola AS, como dices es importante saber conservar a los verdaderos amigos, que siempre se cuentan solo con los dedos de a mano.

      Saludos.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Hola Azul. Gracias por venir, vuelve siempre.

      Eliminar
  8. Ay que precioso, y que estupendamente escrito, además, Espero que Mar haya podido leerlo para sonreir y emocionarse un poco como me ha pasado a mi sin conocerla a ella.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, que bueno que te gusto el escrito. En realidad ella no sabe de la existencia de este blog, ya en algún momento lo sabrá y espero que le guste como te agradó a ti.

      Gracias por la visita, saludos.

      Eliminar
  9. Oye, ¿y en serio solo es Mar? ¿No es abreviado de algo más? Nunca conocí a alguien con ese nombre, je.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que suspicaz que eres AS, la llamamos asi de cariño :)

      Eliminar
  10. Es hermoso y tienes muchísima razón, a veces apresurados por vivir olvidamos lo maravilloso que es dar parte de nosotros a los demás. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Karol. gracias por venir y comentar.

      Eliminar
    2. Hola Karol. gracias por venir y comentar.

      Eliminar
  11. Es ahora cuando ella mas te necesita, que suerte el tenerte como amigo, dice mucho y muy bueno de ti, me llegaste a emocionar con la sensibilidad que muestras a la hora de escribir sobre ella, Mar, que nombre tan bonito, tanto como él mar .
    Un saludo y te felicito por esta entrada.
    Puri

    ResponderEliminar
  12. Felicidades y a seguir disfrutando.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Hay amigos verdaderos y no sólo de nombre. Bien por ti.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Gracias por compartir !